Los stakeholders constituyen el público de interés para una organización, las interacciones con/entre ellos nos permiten entender el completo funcionamiento del contexto en el cual operamos. En otras palabras, estamos hablando de todas las personas/instituciones que se relacionan con nuestras actividades y decisiones, por ejemplo, empleados, gerentes, propietarios, proveedores, sociedad, gobiernos, bancos, consumidores, cámaras empresariales, sindicatos, entre otros.

En este contexto, se destaca la necesidad de encontrar herramientas que nos permitan identificar cualquier institución política, agencia, organización social, grupo de interés que tenga incidencia directa o indirecta sobre las operaciones diarias de la organización, por ejemplo, la matriz de stakeholders, la cual se caracteriza por la capacidad de diferenciar entre las partes interesadas que podrían contribuir a los objetivos organizacionales o potenciar sus debilidades.

El funcionamiento de la matriz es muy simple y se enfoca en la relación Poder/Interés, diferenciando aquellos stakeholders que deben ser “gestionados de cerca” o “satisfacer sus necesidades” (críticos) de los que uno debe “mantener informados” o “tener en cuenta”. Para cristalizar esta clasificación, se tienen en consideración una serie de elementos:

Tipo: identifica la naturaleza de los stakeholders, es decir, si son internos o externos a la organización.

Objetivo o resultados: se enlistan los objetivos o resultados en los que muestra interés o en aquellos que pueden influir de forma positiva o negativa con sus acciones.

Nivel de interés o influencia: grado de interés o influencia que tienen los stakeholders en el proyecto. Este grado de interés e influencia puede ser alto, medio o bajo, dependiendo de la escala que se utilice en la matriz de interés (podrás ver esto en Árbol de Influencias de Accès).

Acciones e impactos positivo/negativo: son las acciones que pueden emprender los stakeholders y sus impactos en los objetivos organizacionales.

Estrategias: es un listado de acciones que se pueden emprender para obtener el apoyo necesario o evitar que los obstáculos de los stakeholders impidan el desarrollo de la organización.

ūüďä ¿Qué son los stakeholders y cómo se clasifican? [2021]

Para la elaboración de la matriz se pueden tomar diferentes indicadores, los cuales, se definirán acorde al contexto donde se interactúa. En este caso, nos enfocaremos en tres básicas:

Nivel de Relación: analiza el tipo de vínculo de la organización con los diferentes stakeholders, pudiendo pasar de “nula” a “muy buena”, con categorías medias: “muy mala”, “mala”, “buena”.

Relevancia Temporal: considerando que los stakeholders son actores dinámicos dentro del contexto organizacional, se destaca la necesidad de sistematizar ciertos patrones de comportamiento a través del entendimiento de los tiempos de acción, por ejemplo, en cierta época del año es probable que la organización deba negociar las paritarias con el sindicato, aumentando la relevancia de este actor. Esta variable puede clasificarse en números o categorías similares a las mencionadas en el punto anterior.

Nivel de Impacto: esta variable hace foco en los stakeholders como un todo y en las operaciones de tu organización, midiendo su criticidad o impactos. Algunas categorías posibles son: “peligra la operación”, “restricciones operativas”, “condiciones normales”; o “muy alta” a “muy baja”.

Esta herramienta se puede visualizar de dos maneras: a) visual a través de un gráfico de barras; b) en una tabla, incluyendo elementos tales como el nombre de la compañía, representante, interlocutor de la organización, etc. Bajo esta última modalidad, se amplían las funcionalidades a un monitoreo interno clave para los tomadores de decisión y también, plasmar cualquier cambio que haya en los stakeholders, por ejemplo, nuevos gobernantes.

Finalmente, tanto el mapa como la matriz de stakeholders, se transformaron en herramientas clave para fortalecer la posición de tu organización en un escenario dinámico, defender frente a amenazas latentes, entender las oportunidades y evitar los efectos de tus debilidades. En otras palabras, es un complemento perfecto a tu primer paso: el FODA.